El comienzo de Sun Valdivia

En un principio, y ya teniendo las ganas e ideas de mostrar nuevos servicios, como también tours diferentes en nuestra perla del sur, todo comenzó con mucho trabajo.

Nuestra embarcación tuvo que pasar por un gran proceso de remodelación, en la cual tuvimos que ser partícipes de esta nueva aventura; para darle un toque distinto, reciclamos maderas nativas, y partes importantes de la embarcación.

La verdad es que fue un arduo trabajo de ambos, en darnos el tiempo para lijar cada fierro de la embarcación, como también, sacar las 7 capas de pintura que tenía toda la lancha.

Cabe mencionar, que todo este proceso de sacar la pintura duró 3 meses y fue sólo por dentro, ya que la pintura de afuera y el cambio de la fachada de la proa estuvieron a cargo de nuestros fieles maestros carpinteros del sector.

Una vez finalizada toda la etapa de pintura, tuvimos que cambiar los asientos, y la verdad es que aquí ya no teníamos más presupuestos; y fueron nuestros padres los cuales nos regalaron los 8 asientos que actualmente tenemos en nuestra embarcación (los cuales también fueron reciclados de una micro que se dio de baja).

Todo estaba listo, y solamente quedaban pintar las letras de la embarcación, pero no consideramos que cuando la embarcación estaba varada era el momento de hacerlo. Y pintar las letras en el río fue un calvario, ya que mantener el pulso sobre un bote pequeño con oleaje permanente es toda una aventura.

Finalmente, y ya teniendo todo listo, comenzamos a prestar nuestros servicios, a toda la comunidad valdiviana, y turistas nacionales e internacionales que nos visitan cada día en nuestra hermosa ciudad.

Translate »